La torre de Pisa, maravillosa pieza de la arquitectura universal

Si nos detenemos a pensar en las obras arquitectónicas más reconocidas a nivel mundial no podemos dejar de mencionar la Torre de Pisa. Para la mayoría de los visitantes el mayor atractivo de la torre está en lo que la hace especial y única: la torre está inclinada y parece que va a caerse en cualquier momento. En este artículo descubrirás algunas cosas que quizás no sabías sobre esta interesante obra.

Con la construcción comenzaron los problemas.

Aún no está claro quién fue el arquitecto que diseñó la torre, se cree que fue Bonanno Pisano, quien comenzó la obra en el año 1173 pero no existe total seguridad de eso. La torre no fue diseñada para que quedara inclinada, esta debía ser vertical como todas las torres solo que algunas cosas no salieron acordes a lo planeado. Los constructores se tardaron 5 años para construir los 3 primeros pisos y al llegar a la cuarta planta se dieron cuenta de que algo estaba saliendo mal: La torre se estaba inclinando hacia abajo. ¿Por qué comenzó a inclinarse la torre?La clave estaba en el suelo, el lugar donde se encuentra ubicada la torre era muy inestable. El subsuelo era pantanoso y poco compacto, formado solo por arena y arcillas por lo que tendía a moverse. Al problema de la inestabilidad del suelo se suma el hecho de que los cimientos de la torre, o sea, la parte que está anclada o enterrada es de solo 3 metros de profundidad lo cual es insuficiente para soportar una torre de 55 metros de altura y 15 000 toneladas de peso.

Ambos factores en su conjunto conllevaron a que la torre se fuera desviando más cada año de la perpendicular y acercándose al suelo. Ante un posible derrumbe se decidió parar su construcción y dejarla a medias por un largo tiempo. La construcción de la torre continuó un siglo después al verse que la torre no se había caído se decidió reanudar su construcción. Esta vez el arquitecto tomó como iniciativa completar los pies que faltaban, pero tratando de compensar más al lado para el cual no estaba inclinada para tratar de nivelarla. El desastre fue total y nuevamente se tuvo que interrumpir la construcción de la torre.

Un siglo más tarde al ver que la torre continuaba en su sitio se dispusieron a terminarla, doscientos años después de haber puesto la primera piedra la torre estaba terminada. Desde entonces se ha ido inclinando y ha ido adquiriendo la forma de una banana.

¿Se caerá la torre de Pisa?

Todo parece indicar que para los próximos 300 años la torre no está en peligro de derrumbe; después, ya se sabrá. Aunque la realidad es que a nadie le interesa enderezar la torre pues perdería el encanto y dejaría de ser una de las atracciones turísticas más visitadas en Italia.

Ya sabes si vas de visita a Italia no dejes de visitar esta increíble obra de la arquitectura, que , por suerte o por desgracia, ha quedado inmortalizada en la historia de la humanidad. Desde su mirador podrás apreciar fantásticas vistas de la ciudad. ¡Visítala ya!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *