Regresar a la vida después de la muerte: el síndrome de Lázaro


Seguramente has escuchado y leído textos bíblicos o historias sobre la resurrección, pero quizás te sorprenderás al saber que este tema no es tan lejano. El extraño síndrome de Lázaro, llamado así en honor a Lázaro de Betania, quien, según el nuevo testamento fue resucitado por Jesús, consiste en un retorno apresurado de la actividad cardíaca en los pacientes que han sido dados por muertos después de la reanimación.
Desde que este extraño síndrome fue registrado en la literatura médica en 1982 han existido solo 39 casos en el mundo. El 82 % de los diagnosticados con el síndrome de Lázaro han padecido la resucitación 10 minutos después de haberse detenido la reanimación cardiopulmonar, de ellos el 45% ha experimentado una recuperación neurológica favorable. Solo fue registrado el caso de un anciano de 78 años que fue dado por muerto en el 2014 en Mississippi y despertó al día siguiente en la morgue y de una colombiana que en el 2010 despertó dos horas después en su caja fúnebre.


¿Qué causa el síndrome de Lázaro?


Varios estudios afirman que este síndrome se debe a una acumulación de presión en el tórax que puede ocurrir después de la reanimación pulmonar. Una vez que se termina la reanimación, dicha presión se libera lentamente y comienza a latir nuevamente el corazón.
Dado que han sido muy pocos los casos registrados, descubrir con exactitud los mecanismos o las razones de este fenómeno se torna complicado para los científicos, pero las investigaciones siguen en pie. Lo que sí está bien claro es lo impresionante y desagradable que se torna este suceso para el personal médico, que, previamente, ya ha informado del deceso a los familiares. Por lo cual, el síndrome de Lázaro refuerza la importancia de agotar todos los medios a manos de los especialistas de la salud antes de dictaminar la muerte.


La colombiana que experimentó la resurrección

Después de haber sido declarada muerta 2 horas antes, una mujer revivió en Cali, al sur de Bogotá en el 2010. Según el doctor Luis Fernando Rendón, el caso podía haber sido causado por el síndrome de Lázaro o por un efecto tardío de los medicamentos utilizados en el proceso de reanimación de la mujer. Lo cierto es que esta fue dada por muerta legalmente y su cuerpo ya se encontraba en la funeraria. Durante la primera incisión para aplicarle el formol la mujer movió los brazos y los encargados se dieron cuenta de que estaba respirando.
¨ No sabía qué hacer, si correr a recibirla acá, llorar o gritar. Estaba con mi papá buscando los papeles del entierro¨, expresó su hija María Fernanda a BBC.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *